luis villanueva paramo kid azteca

Luis Villanueva Páramo el “Kid Ázteca” ídolo del barrio

"La disciplina es la parte más importante del éxito" - Luis Villanueva el Kid Azteca

Esa banda pesada, cómo les va, aquí el Reporñero reportándose como todos los algunos lunes, hoy les traigo un reportaje de un personaje muy querido del barrio, el gran Campeón, Luiz Villanueva Páramo, mejor conocido como “El Kid Azteca“, conozcamos un poco más a este gran ser humano.



El Nacimiento de el Kid Azteca

Bajo el nombre de Luis Villanueva Páramo, hijo de un sastre, nace el 21 de junio de 1913 (mientras más me la…) en la capirucha, también conocida como Distrito Federal, más concretamente en el barrio de Tepito y todavía más concretamente en el número 19 de Jesús Carranza.

Como la gran mayoría de carnales que nacen en el barrio, Don Luis proviene de una familia humilde, tan humilde que a los 12 años tuvo que emigrar junto con su hermano y su señora madre (Luisa Páramo) parando en Nuevo Laredo Tamaulipas, lugar en el que por pura casualidad encontró su vocación de pugilista, su padre (Carlos Villanueva) se quedó en el barrio con el resto de sus hermanos, he encontrado en algunas biografías que eran en total 16 hermanos y en otras que eran 14, en cualquier caso eran un chingo.

El Kid Chino

luis villanueva paramo el kid azteca

Fue en Nuevo Laredo en donde Don Luis encontró su vocación en la vida: repartir chingazados tratando de recibir los menos posibles, él mismo cuenta:

Fue una oportunidad del destino, yo no sabía nada del boxeo. Un día me fui a nadar con un amigo al río Bravo y de repente vimos mucha gente y mi amigo y yo nos acercamos a ver qué pleito pasaba ahí. Se trataba de una función de boxeo y nos acercamos para ver si entrábamos de balde, porque no traíamos lana. Y la cosa fue que faltaba un preliminarista y comenzaron a gritar quién quería pelear y mi amigo decía que yo le entrara y yo le decía que él. Y me animaron y que me subo por primera vez a un ring. Me anunciaron con mi nombre: Luis Villanueva, de México.

Luego ya arriba del ring, surge el apodo, que como siempre, pone el respetable público aprovechando algún rasgo físico del apodado, en este caso, la forma de ojos rasgados característicos de Don Luis.

En el transcurso de la pelea me empezaron a gritar: ¡chino, tú le das chino!’ (por sus ojos rasgados, de chino). Perdí la peleíta, pero se me quedó el nombre de Kid Chino. Y así seguí peleando, con el nombre de Kid Chino de México, hasta que el promotor Julio Montes, de San Antonio, fue a Laredo a contratarme y él me puso Kid Azteca. Y así seguí peleando. El nombre me gustaba más, tenía más categoría, sonaba más bonito.



Por esa pelea ganó unos 3 o 4 pesos, que para un niño de la época era mucho dinero (tomen en cuenta que una casa podía costarte 2000 pesos) y sobretodo; para un niño humilde, podemos decir que perdió su primer pelea por decisión (no por KO) pero, ¿Cuántos de nosotros perderíamos por decisión sin saber nada de box y nunca haber pisado un ring?

Ya con la espinita del box bien clavada, Don Luis siguió peleando en Nuevo Laredo, Saltillo y Monterrey, aunque su récord profesional empezó hasta 1932 en Nuevo Laredo Tamaulipas, en una pelea contra Carlos García (su primer rival registrado) al que noqueó en el primer round.

Como dato curioso; en aquella época Don Luis enfrentó a un también principiante José Pérez Flores, más conocido como “Battling Shaw“, quién más tarde, en 1933, sería el Primer Campeón Mundial Mexicano… quiobo.

El legendario Gancho de Izquierda del Kid Azteca

Toda gran historia tiene detrás una razón, en el caso del gancho al hígado de Don Luis, fue en una pelea ante el estadounidense Tommy White en la que descubrió que se le daba bien ese golpe, era letal y a partir de ese día empezó a entrenarlo hasta que lo perfeccionó al grado de convertirlo en su carta de presentación; ahí empezó la leyenda de “el golpe más mexicano” cuando cualquier conocedor de box se refiere al gancho al hígado.

Su Carrera Profesional

La época en la que El Kid Azteca inició su carrera profesional era un tiempo más sencillo, menos controlado, imagínese usted, querido Tepicuate, en aquella época las peleas se organizaban de un día para otro contra el rival que fuera y en donde hubiera un ring, no había la faramalla de hoy día, las declaraciones, el seguimiento, es decir; no existía el circo que arman hoy antes de una pelea, el box era box y los peladores se rifaban más en el ring que en las redas de prensa.

Según cálculos del mismo Don Luis fueron casi 300 peleas de una carrera que duró más de 25 años y que vería su fin cuando éste (no lo tueste) cumplió 44.

Los números oficiales dicen que tuvo 244 peleas de las cuales:

  • 200 victorias
  • 105 por nocaut
  • 39 derrotas
  • 4 empates

El récord del Kid Azteca campeón

Don Luis peleó en las décadas que van del 30 al 50, aproximadamente 25 años, de los cuales, 17 años los vivió como Campeón Nacional Welter, hazaña que lo convirtió en una indiscutible leyenda del boxeo mundial.

El Campeonato Nacional Welter cae en sus manos el 22 de Octubre de 1932, cuando le gana por decisión a David “Chato” Velasco en el ya desaparecido “Toreo de La condesa”, El Kid Azteca contaba a penas 19 años y por esa pelea se dice que ganó 500 pesos, casi lo que hoy gana El Canelo Álvarez o Many Pacquiao… por tirarse un pedo.

Por citar algunos de los triunfos más recordados del Kid Azteca que además las crónicas definen como combates épicos (de buenos chingazados, para que me entiendan todos) podemos mencionar el que tuvo con Pedro “el Jaibo” Ortega, Ceferino García, Tony “El Chino” Mar, Chevo Hernández, Carlos Malacara, Eddy Cerda, Rodolfo “El Rielero” Ramírez (ex campeón peso ligero), y los Manueles, Luna y Villa.

luis villanueva paramo de tepito
El Kid Azteca



Don Luis aceptaba haber perdido ante Rodolfo “Chango” Casanova, que fue campeón nacional Pluma y Ligero que por cierto antes de ser boxeador era nevero en La Lagunilla, al respecto don Luis decía:

Casanova era el campeón del mundo sin corona, pero nunca pudo dejar la bebida. Tenía todo para ganar. Fortaleza, físico, punch, carisma y valor. La gente lo quería mucho

Fue hasta el 15 de marzo de 1949 que Don Luis renunció a su trono, sí, leyó bien: renunció al título porque le daba tristeza la posibilidad de perderlo, el Kid contaba:

De tanto tenerlo, me encariñé mucho con el título. Pero lo dejé porque ya me estaba haciendo viejo y hubiera sido muy triste que me ganaran

Luego de eso, Don Luis estuvo un par de años como retador al título, pero entonces ser el campeón durante tantos años pasó factura, todos los campeones evadían a los rivales peligrosos y El Kid Azteca era uno con el que no se jugaba, Don Luis decía “nunca me llegó mi turno“, aunque al fin pudo pelear contra un campeón mundial; el americano Fritzie Zivic que lo venció tres veces en polémicas decisiones (qué novedad), las peleas se realizaron dos veces en San Antonio y una en Houston, El Kid Azteca terminó por vencerlo tiempo despúes en una pelea que dejó claro quién es quién, lo tiró 5 veces antes de noquearlo en el quinto round.

También le ganó y en dos ocasiones al campeón mundial Ceferino García, por lo que ganó el título de “Campeón sin corona”.

La vida social del Kid Azteca

Muchas son las historias de un gran peleador, con facultades y talento pero “sin suerte”, en lo personal considero que esa “suerte” se compone de dos elementos, uno de ellos intercambiable:

    1. Que la persona correcta te vea (te descubra).
    2. Que esa persona esté bien conectada/tener conectes.

Esos dos puntos son (para mí) la fórmula de la suerte.

Pues El Kid Azteca tuvo “suerte” y mucha, empezamos en su vida social con sus manejadores: “El Tío” Torres, Arturo “Cuyo” Hernández, que tiene entre sus campeones a Rubén Olivares, Alfonso Zamora, Carlos Zarate, Lupe Pintor, don Manuel “Chilero” Carrillo, por si fuera poco, se sabe que Don Arturo siempre enseñaba a sus peleadores el manejo de la mano izquierda, que en el caso del Kid, fue legendaria al usar ese gancho mortífero, también estuvo bajo la tutela de  Pancho Rosales, manejador nada más y nada menos que de otro ídolo del barrio: Raúl “Ratón” Macías y José Becerra.

Don Luis llegó al Salón de la Fama (Los Ángeles CA) en 1992 gracias a su espectacular récord profesional y fuera de los encordados su vida intachable, nunca estuvo envuelto en chismes ni escándalos y fue uno de los boxeadores mexicanos más respetados del medio, muy humilde, modesto y que se daba el tiempo de aconsejar a cualquier boxeador novato que lo necesitara.

Además de gran boxeador, el Kid Azteca era gran jugador de billar y de dominó, compartió con los personajes más famosos e influyentes del México antaño, como son: María Félix, Mario Moreno “Cantinflas“, Adalberto Martínez “Resortes“, Jesús Martínez Rentería “Palillo“, Agustín Lara, Pedro Armendáriz, Jorge Negrete, Arturo de Córdova, Silverio Pérez o “Armillita” entre muchos otros, su fama no se quedó en el cuadrilátero ya que tiene un danzón e hizo 4 películas:

  • Kid Tabaco
  • El Gran Campeón
  • Guantes de Oro
  • En busca de un campeón

Como era de esperar, un campeón de este tamaño hizo mucho dinero durante su carrera, se cuenta que lo invirtió en comprar cantinas aunque la mala administración de las mismas lo llevó a la quiebra, cuentan que perdió mucho dinero jugando dominó aunque esto no se ha confirmado, la pelea en la que más dinero ganó fue contra Rodolfo “El Chango” Casanova y antes de decirles la cantidad, quiero que ubiquen la época:

  • Podías comprar un auto del año por $5,000.
  • Era posible comprar una casa por $2,000.

Por la pelea contra Casanova, El Kid Azteca se llevó $30,000 una fortuna para la época, aunque poco tiene que ver con las bolsas que las peleas actuales llegan a reunir.



El final de una leyenda viva

El final de la vida de una leyenda siempre es una tristeza, acostumbrados a verlos como invencibles la decadencia es dolorosa, el caso del Kid Azteca fue quizá un poco más doloroso, esto porque murió solo y en la pobreza, pero no nos adelantemos.

Muchísimos peleadores al finalizar su carrera suelen cometer errores “de manual“; alcohol, drogas, excesos, y este por suerte no fue el caso del Kid Azteca, fue representante de box y sobretodo, conservó su personalidad tranquila y centrada, así lo comentó José Sulaimán presidente del Consejo Mundial de Boxeo en el velorio de Don Luis.

Fue un representante del boxeo, un caballero, una persona decente, limpia y siempre cerca de todos. Después se convirtió en un icono, en una leyenda de su propio tiempo

Don Luis Villanueva, el Kid Azteca, murió a los 89 años el 16 de marzo de 2002 dejando un hueco imposible de llenar, como profesional, como persona y como tepiteño.

Pero digo que fue doloroso por eso mismo, uno pensaría que una persona de esas características dejaría este mundo entre sus seres queridos, bien atendido y satisfecho de haber llevado una buena vida, en el caso de Don Luis Villanueva Páramo no fue así, él murió solo en un pequeño cuarto cerca de Garibaldi entre pobreza y carencias.

El CMB apoyaba a Don Luis con 200 dólares al mes por concepto de pensión y era con esto y poco más que recibía de la Comisión de Box del Distrito Federal (400 pesos) que él sobrevivía y “se la llevaba” día con día.

Vivió sus últimos años en una vecindad a unas calles de la Arena Coliseo, esa misma arena que tantas veces lo vio ascender a la gloria y en la que también hubieron noches amargas como algún fallo polémico en su contra, su situación económica fue muy difícil aunque nunca se quejó, él mismo declaró en una entrevista:

El destino me da para frijolitos. No tengo cuenta en el banco, no puedo ahorrar. Vivo al día

Murió esperando a “la mujer” y al título mundial, decía en un tono de guasa que “el box lo había dejado soltero”.

Al final fue despedido tal y como vivió: entre grandes personalidades del boxeo y vecinos de la calle Honduras, don José Sulaimán (entonces Presidente del Consejo Mundial de Boxeo QEPD) hizo guardia de honor a un lado del ataúd del Kid, junto al Doctor Horacio Ramírez, Eduardo Lamazón (Lama lama lama lamita) y Montes de Oca.

El mismo Sulaimán fue quien se hizo cargo de los gastos de su funeral.



El Kid Azteca en Tepito

En el barrio de Tepito, existe un Deportivo, la entrada es por la calle de Tenochtitlan y lleva por nombre “Deportivo Luis Villanueva, Kid Azteca” en honor a la leyenda.

deportivo kid azteca en tepito
Entrada del Deportivo “Luis Villanueva Kid Azteca” en la calle Tenochitlan en pleno barrio de Tepito

Pepe Sosa nos dice

Hace muchos años, cuando cursaba yo la escuela secundaria, fui varias veces por aquellos rumbos de la Arena Coliseo, con la esperanza de encontrar a la Leyenda, al “Kid Azteca” que según me dijeron era muy buena persona, alivianado y platicador, por desgracia nunca lo encontré (encontramos porque éramos 3 chamacos), siempre hacíamos el mismo camino y visitábamos los mismos lugares con la ilusión de conocerlo:

Peña y Peña desde el Eje 1 Norte hasta que se convierte en Apartado, luego ya viene la mítica (y a veces peligrosa) Perú, todo derecho, pasar la Arena Coliseo hasta Allende, ahí vuelta a la derecha y preguntar en la Pulquería “oiga, ¿no ha pasado el Kid?” Porque aunque Don Luis nunca fue de beber alcohol, tenía buena amistad con la gente del área y gustaba de ir a esa pulquería a tomarse algo, nunca tuvimos suerte.

Luego caminar por todo Allende y dar vuelta alguna vez en Honduras, otras (las más) en Juan Álvarez para ir al deportivo Guelatao, preguntándole a uno que otro de los muebleros si habían visto pasar al Kid, nunca tuvimos suerte.

Luego ya medio desilusionados ir por el último tiro: dos veces nos dijeron que “ahí andaba ahorita el Kid“, caminar por la calle de Honduras hasta la Plaza de Santa Catarina y preguntar, preguntar, preguntar; como ya dije, nunca tuvimos suerte…

Me gusta pensar que no lo conocí (a pesar de haberlo buscado tanto) para mantenerlo en mi mente como las crónicas lo describen; invencible y longevo campeón, dueño de un gancho al hígado mortal y de una personalidad más poderosa aún, cuando murió sentí mucho haber perdido esa gran oportunidad de platicar con alguien que está más allá de la historia, espero que con esta entrada sea resarcido por lo menos en parte, ese mal sentimiento que me quedó, hoy conozco más de él y sé más de él y lo “mejor” es que no lo sé de su propia voz, sino de las voces de muchas personas que sí lo conocieron y no tenían más que elogios para dedicarle, al final creo que de eso se trata la vida; de ser humilde y buen ser humano, de atender a tus talentos y pasiones sin dejar de ser humano que por más en la cima que estés, no deja de darle un consejo a todo aquel que lo necesita.

Conclusión:

Infinidad de veces hemos visto a un campeón mundial de box, morir solo, abandonado y en la miseria total, Don Luis Villanueva Páramo, El Kid Azteca es uno de esos tristes casos, malas inversiones y apuestas fueron las causas de la ruina del gran campeón, él nunca pensó que sería famoso y menos un campeón legendario que se forjó a base de talento, disciplina y esfuerzo.

Don Luis enaltece a la gente de barrio, nos ubica en un lugar de la historia que pocos han pisado pero al mismo tiempo nos invita a todos a seguir nuestros sueños y a esforzarnos porque es posible, es posible nacer en una cuna humilde y llegar a lo más alto sin perder el piso y sin pasar por encima de nadie, espero les haya gustado esta entrada y que ahora conozcan un poco más a Don Luis y lleven al barrio de Tepito con mucho más cariño en sus corazones (perdón por lo cursi) porque como nos gusta presumir en El Tepitazo: El barrio de Tepito es mucho más que delincuencia y violencia, Tepito es cuna de grandes campeones y de gente trabajadora y honesta.



Quiero finalizar la entrada con unas palabras que Don Luis le dijo a uno de sus últimos entrevistadores, su carácter y esa forma de ponerle huevos a la vida fueron así hasta el final de sus días, gran inspiración.

Cuando le pidieron definirse, él respondió esto:

“[antes] estaba chabacano y ya estoy viejononón. Pero afortunadamente sigo caminando. No me duele nada, no sufro. Sólo sufro porque ya estoy viejo, pero soy feliz de cabo a rabo”

Feliz de cabo a rabo…
¿Te gustó? Acá hay más

¡Dispara!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *