Tenía que ser de Tepito, Ricardo Rocha

Como ya es costumbre en la de cuarta transformación, muerden una vez la mano que los alimenta… o en este caso, que los apoyó en su momento, cuando no tenían el poder y cuando apagaban el fuego a pedos, porque como ya hemos dicho hasta el cansancio, no es lo mismo ser borracho que barista.

Ahora le tocó a Ricardo Rocha enfrentar al presidente y decirle un par de verdades; si bien el tono del periodista no fue grosero o agresivo, se le nota la molestia y es que hace un par de días, el gobierno federal (el que no crea que esa es la fuente del Reforma anda perdido) divulgó parte de la lista de periodistas que recibieron dinero del gobierno a cambio de algún trabajo editorial. El señor Ricardo Rocha tuvo a bien dejar clarito de qué se trató ese monto, es decir: pa’ qué le pagaron, mencionó los entregables de ese contrato y dejó bien claro que no se le pagó a sus hijos (ya que su nombre no aparece en la lista, sino sus hijos) por una compra venta de opinión editorial, sino por la campaña “Somos lo que Comemos” que RRR Comunicaciones (empresa en la que Rocha es socio mayoritario) realizó en 2016 para la secretaría de Agricultura.

Pero ¿Para qué se las cuento? Si la pueden ver y escuchar con pelos y señales a un mexicano (independientemente de si nació en tepito o no) integro, defendiendo su persona, a sus hijos y su empresa contra calumnias y esas cosas que ya le gustó al gobierno hacer, que “no son con esa intención” pero terminan invariablemente volcando a toda la horda de zombies contra todo aquello a lo que apunte el presidencial dedo, si es la intención o no del gobierno federal (de AMLO pa’ qué nos hacemos majes) no nos consta, lo que sí nos consta es el resultado de esas acciones.

¿Se merecen Ricardo Rocha y Victor Trujillo ese trato? Dos grandes periodistas con largas y exitosas carreras que en su momento fueron de los pocos que le dieron foro a AMLO (Rocha menciona que lo tildaban de lopezobradorista [sic.]), en el escarnio chairo porque siguen haciendo su trabajo como lo han hecho desde siempre, sin sombrereale a nadie y diciendo la verdad. ¿Cuánto va a tardar en darle la espalda a la gente que lo apoya? Y eso si no es que ya lo hizo y ni cuenta se han dado, tengan cuidado de no enfermarse porque podrían hasta darse cuenta de tanta cosa.




Para finalizar e ir redondeando, me gustaría citar aquí tanta buena frase de Rocha, pero me quedo con esta, que considero ejemplifica a lo que fue este señor; no a justificar a sus hijos, sino a defender lo que es suyo:

[en esa lista] sólo figuran dos de mis hijos, que por cierto usted conoce bien y que ya caminan solos.

Dijo Rocha a un AMLO que se notaba igualmente molesto e incómodo, sólo basta mirarlo para darse cuenta de que no encontraba qué hacer con tal de no fijar la vista en el de la voz, está claro que el santo de macuspana no tolera que le recriminen o le echen sus verdades a la cara, le gustan los “reporteros” a modo y a su conveniencia, para ser de morena, se parece mucho al PRI ¿No les parece?

Ya ni hablamos de que al final sí buscó justificarse, en la de cuarta, nunca tienen la culpa, siempre es culpa de otros, no se hacen responsables, sólo saben darle vueltas al calcetín y que le caiga la mierda a todos menos a mí, es de verdad triste ver en manos de quien estamos.

No es raro que un nacido en el barrio, se parara enfrente y dijera “tramposo” con un doble sentido impecable; el que entendió entendió. Ricardo, estamos orgullosos de ti porque nos representas como somos, sin pelos en la lengua, con gran sentido del honor y bragados, diciendo las cosas de frente y no enviando tuits, justificando porque “es culpa de la administración pasada” o alegando que “tenemos otros datos”.

Pepe Sosa.

¿Te gustó? Acá hay más

¡Dispara!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *