REFLEXIÓN… CRISTIANOS

Hoy desperté con una sensación rara, como de que hoy iba a ser un día especial, y así fue… apenas me subí al camión que me llevaría al trabajo y escuche una voz que decía “dios te bendice”, era un señor como de 45 años que ‘saludaba’ al chofer, me pareció graciosa su forma de saludar y no le presté mucha atención, el problema vino cuando al bajar del camión escuché la misma voz decir “¡Puta madre!” giré la cabeza y sí… era el mismo señor, miré qué era lo que le pasaba y a parecer se había bajado antes de lo debido y ahora le tocaba caminar hasta su destino, hubiera sido interesante ver actuar a dios y que ese señor antes tan cristiano y bendecidor hubiera llegado en un mágico ‘¡puff!‘ a su destino, pero al parecer el sabía tan bien como yo que eso no iba a suceder, entonces comenzó su caminata de mal humor.

Más tarde cuando estaba comiendo en el puesto de tacos al vapor de siempre, llegaron dos jóvenes y uno de ellos saludó de la siguiente manera a la concurrencia: “Buenas tardes hermanos, dios los bendice, me permitirían cinco minutos de su tiempo?” yo como tenía la boca llena no le alcance a decir que no, todos los demás comensales se quedaron callados (supongo que uno que otro también tendría la boca llena) y el jovenazo empezó a hablar, realmente no escuche todo lo que dijo, pero palabras más, palabras menos el mensaje era algo así:

Y aquel que peque será castigado…

Los lugares donde toman y fuman no son para nuestros hijos…

El peor de los pecados es no rendirse ante la grandeza del señor…

Y así, frases por el estilo, lo dejé terminar y le pregunté: “¿Joven, usted cuántos hijos tiene?” el joven me miró con una cara que yo calificaría de paternal, a pesar de tener cuando menos 20 años menos que yo y me dijo: “No señor yo no tengo hijos” a lo que yo le contesté: “es que si usted tuviera hijos querido amigo, se daría cuenta de que la ley ya nos prohíbe meter a nuestros hijos a los lugares donde se toma y donde se fuma, a menos claro de que nuestros hijos tengan la edad suficiente para eso y puedan elegir entre hacerlo o no…” el joven me miró de nuevo con su cara paternal, pero del tipo de padre que dice entre líneas “o te callas ¡O te rompo el hocico escuincle de porra!” y a continuación ante la mirada atónita de los comensales y el ‘güero’ de los tacos sudados, se dio un dialogo por demás interesante, entre aquel joven y yo… expongo aquí lo que recuerdo del mismo:




Joven Cristiano.- Yo me refiero precisamente a esos hijos señor, a los que ya tienen edad para entrar en esos lugares en donde solo se cometen pecados, se habla obscenidades y se pierde el tiempo.

Juan Pérez.- Quiere decir usted amigo mío ¿Que mi padre debería estar preocupado por mí a estas alturas? no se qué edad tengas muchacho, pero ¿Tu padre en donde esta?

JC.- Esto… mi padre… mire señor, creo que aquí el mensaje no es ese es más bien…

JP.- (interrumpiendo al muchacho) No amigo, nosotros queremos saber cómo es que tu llegaste hasta aquí con esas ideas, nadie ha dicho que sean malas, por el contrario, me parece que tus ideas son excelentes, lo único malo que yo encuentro en esto es que las recitas como si las hubieras aprendido de algún lugar, no suenas real, suenas muy… como decirlo, si, ¡Eso es! ¡Estudiado! y si has estudiado eso, me gustaría saber en dónde ¿Quien te lo enseño? ¿Fue acaso tu padre?

JC.- (más molesto de lo que parecía) Mire, mi misión es esparcir la semilla de Cristo nuestro señor en los corazones de todas las personas, si todos fuéramos un poco más como Él, el mundo en el que vivimos sería un lugar mejor.

JP.- Así que tienes una misión he? Sabías que esa palabra también se usa para definir ‘golpes’militares? A mí me gustaría más, que usaras la palabra “Convicción” pero bueno, eso es tu elección y no voy a meterme en eso, que tu padre se encargue de tu educación ¿Quién soy yo para darte consejos? un Juan Pérez… nada más, pero volviendo a tu discurso, escuche que dijiste “El peor de los pecados es no rendirse ante la grandeza del señor” no sé tú, amigo mío, pero a mí me gusta; pensar, razonar, elegir y discúlpame, pero estar rendido ante algo de lo que no hay pruebas me parece… ridículo.

JC.- (Mucho, mucho más molesto de lo que parecía) ¡Mire señor! las pruebas están a su alrededor ¡No se da cuenta!…

JP.- (interrumpiendo nuevamente al joven) Sí… secuestros, violaciones, ejecuciones, enfermedades, trata de blancas, pornografía infantil, robos, asesinatos… discúlpeme querido amigo, pero si hay prueba de que existe algo, es el diablo, yo prefiero pensar que no existe nada y cada quien elige el camino que más le acomoda, porque aceptar que existe el diablo, es aceptar que existe dios, y en caso de que esta ultima afirmación fuera cierta, lo siento, pero dios va perdiendo la batalla…

JC.- Usted es parte del demonio que con sus palabras intenta engatusarnos, intenta apoderarse de nuestras almas ¡Pero no se lo voy a permitir! (el joven cristiano me ataca con su biblia, el único objeto que carga entre sus manos, el otro joven intenta detenerlo pero no puede)

JP.- ¡Hey, hey! ¡Un momento! ¿Acaso Cristo no dijo que perdonaras? ¿No dijo que pusieras la otra mejilla? ¿No se jugó el alma de su más fiel admirador en… prácticamente un volado?

JC.- (tranquilizándose un poco) Esto… discúlpeme, perdí los estribos, no quería hacerle daño, discúlpeme señor (me arregla la camisa y me sacude un poco)

JP.- No se preocupe querido amigo, sé lo intransigentes que pueden llegar a ser los religiosos, solo basta con mirar lo que en su tiempo llamaron “Santa Inquisición”, aunque sé amigo mío que no fue cosa del cristianismo, solo era un ejemplo… creo que de aquí se tiene que ir derechito a su templo… a confesarle a su pastor que ha golpeado a un hombre solo por que éste cometió el gravísimo error de haber cruzado palabra con usted, pero lo más importante… Cristo está viendo en todo momento lo que usted y yo hacemos ¿Cierto? en fin, no se preocupe amigo mío, puede usted decirle que era yo un judío y estaba intentando ganarme la vida vendiendo cualquier cosa… ¡Popelina! ¡Sí, eso es! ¡Ese argumento es increíblemente firme! Y le aseguro que cristo hasta choca las cinco con usted.

JC.- Cc… Con permiso, que pasen buena tarde… (En un tono mucho más bajo y con la sensación de sentirse observado, no solo por los comensales, el ‘güero’ y yo, sino por algo allá arriba…) dios los bendice…

Procedí a retirarme del puesto de tacos un poco adolorido por los cuatro o cinco librazos que el joven cristiano me acertó y continué mi día.

Llego la hora de salida, por fin estaba libre, podría ir a tomar una cerveza, a cenar a algún restaurante o… A mí casa, a ver la tele y tomar agua simple (para qué me engañaba iba a terminar haciendo eso) y estaba absorto en mis pensamientos cuando a lo lejos escuché de la radio de una señora que vende tostadas en un puesto, cerca de donde tomo el camión que me lleva a casa; una ‘broma’ telefónica, un joven quería bromear a su abuela que acudía religiosamente cada miércoles y domingo a la iglesia cristiana ‘Pare de Sufrir’, el fin de la broma era que la abuela se diera cuenta de que su familia estaba preocupada por ella, que estaba cada vez más atrapada (esa fue la palabra que el muchacho autor de la broma usó) con esa gente que solo quería su dinero, la broma transcurrió sin pena ni gloria, mal llevada por un locutor que suele ser muy bueno, solo que en esta ocasión el acento portugués no se le dio, pero al terminar y desvelar la broma la señora monto en cólera (para variar) insultando a su nieto con palabras como “estúpido”“ignorante”“imbécil” y los cariños normales de cualquier abuela, y a ésta parte quería llegar…

¿Qué tan grande es el poder de dios (o en este caso de la iglesia y su lavado de coco) que provoca que una abuela insulte de semejante forma a su nieto? ¡Al hijo de su hija! ¿Acaso dios no es amor, perdón, cariño y abnegación? A lo largo del tiempo nos hemos dado cuenta muchas veces cómo cada que uno contradice al religioso (de la religión que sea) la paga más o menos cara, yo creo que más bien es el hombre el que ha degradado su condición de fanático y se quiere ganar un lugar en el cielo a base de porrazos, explosiones y avionazos en edificios enormes, escudado en SU dios y SU religión, no nos damos cuenta de que la religión no es más que IGNORANCIA y lo pongo en mayúsculas querido lector, porque así es, ignorancia de la grande.

¿Cuántas veces ha intentado usted demostrar que su equipo de fútbol es el mejor? ¿No se da contra la pared cuando saca y saca argumentos convincentes y la contraparte se limita a minimizar hechos, a escudarse en argumentos burdos y faltos de sentido? ¿No se siente frustrado cuando el mejor argumento de su contraparte es “compraron el juego”? En una dimensión más grande, eso es la religión, ese fanatismo ridículo que nos hace pelear unos contra otros, y peor aún, nos hace separarnos de nuestras familias integrándonos a otras ‘familias’ que en realidad son mafias poderosísimas que lo único que pretenden es nuestra enajenación mental y control total sobre todos sus seguidores ¿No piensa usted querido lector que esos mal llamados ‘pastores’ no son más que excelentes ingenieros sociales que se dan cuenta de las vulnerabilidades y necesidades de gente que ora más ora menos, son todos ignorantes? Les prometen la gloria eterna ¿A cambio de qué? ¿De una vida llena de privaciones? cuando usted querido lector se haga la pregunta, la reflexión… ¿Es esto en realidad lo que quiero? Si dios es como lo pintan ¿Me conviene seguir a un dios tirano y vengativo? ¿Es realmente tan malo lo que hago? Cuando me fumo un cigarro o me tomo una cerveza ¿A quién le hago daño? Caerá usted en el juego de “a toda tu familia” pero ¿Acaso dios no nos dio libre albedrío? Es contradictorio, lo sé, pero si reflexiona cinco minutos se dará cuenta de que éste mundo está hecho para los humanos, es tan simple como eso, llega hasta donde tú quieras, siempre y cuando no rebases la línea del vecino, respeta su espacio y el respetará el tuyo, hay vecinos que en realidad no lo hacen (y para estos hay otros métodos), y también hay una clase especial de personas… los políticos, pero en eso no me voy a meter querido lector, ahí si la única explicación que encuentro es que fueron lanzados a la tierra por belcebú, no hay uno solo que se salve.




Así que dejo mi reflexión ¿Quiere usted vivir en la ignorancia en espera de una “eternidad” magnifica? o quiere vivir una vida más amena, más terrenal, a fin de cuentas la vida es corta, disfrútela y sea feliz, no viva aterrorizado porque si no lo sabia queridísimo lector… cagar es pecado.

¡He dicho!

Por Juan Pérez, 13 de Abril de 2011.

¿Te gustó? Acá hay más

¡Dispara!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *