Récord de violencia en el primer semestre de 2019

Vamos requete bien, exclamó el presidente

A penas hace dos días celebraban en el Zócalo de la CDMX que habían ganado, los mismos que prometieron que con el simple hecho de ganar, se iba a terminar la corrupción y la violencia, hoy, con números en mano, vamos a ver si de verdad cumplieron, ojo; en El Tepitzo no votamos por Andrés Manuel López Obrador para Presidente, por lo que no somos ese tipo de personas que creen que en 6 meses o en 6 años, se puede arreglar un problema que inició en 1929 con el Partido Nacional Revolucionario, que luego en 1938 evolucionó a Partido de la Revolución Mexicana para terminar pudriéndose en 1946 a ser finalmente lo que hoy conocemos como Partido Revolucionario Institucional (PRI) y que afortunadamente agoniza como tal, porque en Morena, sigue más vivo que nunca y quién sabe, tal vez en 30 años alguien escriba exactamente las mismas líneas que yo, pero ponga al final “así fue como derivó en lo que conocemos hoy como Morena” porque a como van unos y otros, no me extrañaría.

En fin, sigamos.



No somos de ese tipo de gente crédula o corta de miras que creyó en la palabra de un sujeto que le pidió a las mamás de los sicarios que regañaran a sus hijos, ni por asomo, no somos el tipo de gente que cree que los problemas de México se pueden solucionar en un sexenio, independientemente del nombre al frente, NADIE puede hacer eso, los problemas de México son profundos y muy graves, son cosas de fondo que vamos a solucionar con medidas de fondo, no regalando dinero o declarando que no vamos a perseguir a los capos más peligrosos del país, que si bien no tienen toda la culpa de esta descomposición social, sí que aportan no con un granito, sino con un camión de arena a que esto esté como esté.

La violencia de un semestre en números.

Afortunadamente los números no conocen de partidos, de amistades, de corrupciones, dádivas o de nada, son números y ya. Hoy, me permitiré la licencia de tratar este tema con números, porque si pienso que detrás de cada una de esas cifras hay una persona, me voy a deprimir o a encabronar y no quiero.

Como ya adelantamos, el primer semestre de 2019 ha sido el más violento del que se tenga un registro, reuniendo la friolera de 17,065 víctimas entre homicidios dolosos y feminicidios, si lo comparamos contra el mismo periodo de 2018 tuvo 480 víctimas extra y aquí viene un dato que no sé si es esperanzador o sencillamente los mexicanos ya estamos tan acostumbrados a este nivel de violencia que ya vemos 17,000 muertes como esperanza.

Si comparamos el crecimiento que hubo durante el mismo periodo de 2017 a 2018, la cantidad de homicidios dolosos y feminicidios, “bajó” en 2019, me explico:

AñoHomicidios Dolosos y FeminicidiosIncremento
201713,918NA
201816,5852667
201917,065480

Si la progresión hubiera continuado con la misma tendencia que traía de 2017 a 2018, en éste semestre de 2019 estaríamos hablando de casi 20,000 víctimas entre homicidios dolosos y feminicidios ¿Alentador? Puede que para alguien muy positivo, a nosotros nos gustaría tener un índice mucho más bajo, al parecer las mamás de los sicarios no hicieron su tarea.



¿De dónde salen los números?

Para este tipo de estadísticas normalmente hay dos informes que se toman como datos oficiales:

  • El informe mensual de incidencia delictiva, presentado por el Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (no presentado hasta el momento de hacer esta entrada).
  • Conteo diario que realiza el Gabinete de Seguridad Federal.

Como el primero no ha sido presentado para el mes de junio, se toma el conteo diario del gabinete, que ha reportado 2,543 muertes dolosas durante junio que sumado a lo que iba del año, dan esas 17 mil muertes (subestimación al alza de 20%).

Los estados con más homicidios dolosos

La lista la encabeza Guanajuato, seguido del Estado de México, Jalisco, Baja California, Chihuahua, Veracruz, CDMX y Guerrero, a donde recientemente se anunció, va a llegar la Guardia Nacional (si consiguen sortear el problema con la Policía Federal).

Posibles causas

En Guanajuato se tiene ubicada una disputa entre los cárteles de Santa Rosa de Lima y Jalisco Nueva Generación por el tema del huachicoleo, el secuestro y extorsión, en el Estado de México la Familia Michoacana, de nuevo Jalisco Nueva Generación, Nuevo Imperio, lo que queda de los Caballeros Templarios y Cártel del Golfo, sortean una guerra por el control de la venta de drogas al menudeo en la zona.

¿Qué futuro nos espera en materia de violencia?

De acuerdo a especialistas: lo mismo, en octubre se cumplen los seis meses que pidió López Obrador para dar un informe de resultados en materia de seguridad y de acuerdo a estudios y predicciones; va a ser lo mismo, ningún cambio significativo se va a dar.

Nosotros en nuestra infinita ignorancia, queremos creer que no será así, primero por el punto mencionado arriba en el que se puede apreciar el freno de la tendencia a la alza, si bien es el semestre más violento desde que se tenga registro, hay que decir que la violencia viene desde hace años en un franco incremento, no es como que se desató este año.

Sumado a eso, la Guardia Nacional (militarizada o no) entrará en operaciones en varios de los puntos más conflictivos del país, incluyendo la CDMX, cosa que nos da esperanza de en seis meses más, estar dando números positivos o por lo menos, no tan negativos.

El punto de la Guardia Nacional hay que dejarlo bien claro, ya que el presidente, fiel a su costumbre; nos miente con la verdad, es cierto que se van a desplegar 70,000 elementos de la GN a lo largo de nuestro territorio, pero se le olvidó decir que ya existían 63,000 de esos elementos desplegados en los mismos puntos sólo que con uniformes diferentes; un incremento de 10% más un uniforme nuevo no es significativo por lo menos en presencia y patrullaje, pero como buenos mexicanos, siempre tenemos la esperanza de que “ahora sí hagan su trabajo“.



Abrazos no balazos

Ya estamos acostumbrados a las formas torpes y apresuradas del presidente, el problema con este tema es que fallar en esta estrategia es fallar en la base de muchas otras; sin seguridad, poco o nada funciona y al menos de momento, no se ve una estrategia clara para atacar estos problemas, salvo repintar camionetas, comprar uniformes nuevos o quitarle su antigüedad y prestaciones a los policías federales, poco más vemos.

De acuerdo a Jorge Alberto Lara Rivera (Académico del Instituto Nacional de Ciencias Penales), “cada quién está leyendo una partitura distinta” en temas de seguridad, es decir; no hay una estrategia que abarque todo el problema, además añadió:

“Esto el crimen organizado lo tiene perfectamente claro, y es momento de que ya se vea a [éste] como una contraparte fundamental que tiene información y una agenda estratégica, como se vio en Tabasco. Incluso tiene una agenda de inteligencia”

Lara está de acuerdo en que si no se diseñan estrategias para combatir el crimen vamos a seguir viendo los mismos resultados, y advirtió un punto muy importante a tener en cuenta y que (cómo no) el gobierno de AMLO desdeñó olímpicamente porque el presidente vive en otro país en el que no pasa nada y va requete bien; estamos hablando del tráfico de fentanilo que se perfila para ser una fuente de violencia, problemas y trasiego entre México y USA, posiblemente más grave que el de la cocaína en estos últimos años, o sea: GRAVÍSIMO.

Lamentó también que el gobierno siga instalado en su discurso banal y falto de sustancia, ya que con eso, no se arregla nada, por nuestra parte cumplimos con publicar la información, ya será de cada quien lo que tome y lo que ignore, sólo podemos decirles:



Cuídense mucho, Tepicuates, porque por más buenos deseos que tengamos todos, nos esperan tiempos difíciles.

Pepe Sosa.

¿Te gustó? Acá hay más

¡Dispara!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *