[Los Canallas de (la) Cuarta] – El Himno de Attolini

El día de ayer anuncié la creación de la nueva sección “Los Canallas de (la) Cuarta” y claro, no iban a pasar 10 minutos sin querer estrenarla, sospecho que será una de las más socorridas a la hora de exponer algo en este blog y es que hay de todo en Morena, de verdad de todo.

Estrenamos esta sección con uno de los perros falderos de amlo más tristemente famoso, el prepotente que le grita a los policías (y a quien se deje) después de haber cometido una infracción de tránsito, el pelagatos que se quiere poner a debatir llevando como argumento el supuesto amor que le tiene a obrador y su supuesta fe ciega por él, el guiñapo de ser humano más lastimero que ojos humanos han visto, éste sujeto hace que Mario Bezares parezca una persona amada y respetada por Paco Stanley mientras lo pone a bailar el “gallinazo” después de haberlo pateado dos veces.

Antonio Attolini

Éste canalla nos trae hoy una joya de la lambisconería y nos muestra la forma más correcta de arrastrarse y lamer el suelo para que quede bien limpio, no vaya a ser que los patrones se ensucien las suelas al posar sus delicadísimas plantas en éste indigno camino en el que no deberían ni fijarse, pero no hay de otra, la joya en cuestión es el siguiente tuit en el que Attolini además de mostrarnos el último nivel (conocido) de la bajeza humana, nos muestra cómo cometer un delito por puras ansias e ignorancia:

Ni usté ni yo, querido tepicuate, estamos en deber de saber esto, o tal vez sí, si es usted abogado y considero eso un fallo en la educación de nuestro país ¿Por qué fregados? Se preguntará y yo le respondo: Porque la Bandera Nacional y el Himno, son nuestros lábaros patrios y estamos en obligación de respetarlos y honrarlos en todo momento, ahh bueno, así pus’i.

Como podemos observar en el tuit anteriormente citado, Attolini cayó en la desagradable acción de modificar el Himno Nacional para chuparle las patas hacerle la barba al Canciller Marcelo Ebrard y a la Embajadora Martha Bárcena, de la forma más vil y rastrera configura un delito por el que debe de pagar (como cualquier persona) y para que nadie se quede con la duda, les dejo los artículos 39 y 39 BIS de la Ley sobre el Escudo, la bandera y el Himno Nacional que dicen:

ARTÍCULO 39.-

Queda estrictamente prohibido alterar la letra o música del Himno Nacional y ejecutarlo total o parcialmente en composiciones o arreglos. Asimismo, se prohíbe cantar o ejecutar el Himno Nacional con fines de publicidad comercial o de índole semejante. Se prohíbe cantar o ejercer los himnos de otras naciones, salvo autorización expresa del representante diplomático respectivo y de la Secretaría de Gobernación.

ARTÍCULO 39 BIS.-

Los pueblos y las comunidades indígenas podrán ejecutar el Himno Nacional, traducido a la lengua que en cada caso corresponda. Para tales efectos, se faculta al Instituto Nacional de Lenguas Indígenas para realizar las traducciones correspondientes, las cuales deberán contar con la autorización de la Secretaría de Gobernación y de la Secretaría de Educación Pública.

Los pueblos y comunidades indígenas podrán solicitar a las Secretarías de Gobernación y de Educación Pública la autorización de sus propias traducciones del Himno Nacional. La Secretaría de Gobernación llevará el registro de las traducciones autorizadas.

Así que ahí tenemos, la violación de la ley por un canalla que además tiene experiencia en estos menesteres de pasarse por el forro a la autoridad, aquí el video de su prepotencia y falta de atención en todo lo alto:

Video del canal de Rafael Flores

Pero no se queda aquí la cosa y si es usted uno de esos chairos maromeros, primero vea las críticas que Antoñito le hacía a López Obrador antes de que éste tuviera una clara ventaja en la contienda presidencial… en la tercera, por supuesto, aquí algunas de sus críticas, curiosamente a un año de las elecciones, todo cambió.

En esta no le faltaba razón, sabemos que TODOS los políticos son corruptos. Ser un jodido lambiscón también es corrupción, hay mucha gente desinformada que se puede ir con la finta del discurso, pero sigamos…

Y bien que floreció la industria del servilismo, el FUL (como él mismo lo denominó) tiene un personaje que destaca por encima de los demás, ANTONIO ATTOLINI, ahh qué ironía ¿No? Como dijera aquel borracho “la vida te da sorpreas, sorpresas te da la vida“, y ahora lleva meses rogándole a ese mismo señor por un lugar entre los suyos… lo que sea… limpiando zapatos o  sirviendo café, por lo visto el título del ITAM (que no salió en cualquier cosa), sólo lo tiene de adorno este sujeto.

Y por último, pero no menos importante, la queja de todo aquel que critica a López, las hordas de chairos mal informados que se dedican a insultar, demeritar y agredir a los críticos del ahora gobierno federal, como ya lo he expuesto en muchos posts, nosotros desde siempre hemos reprobado las formas incoherentes de Obrador, así como su “proyecto” de nación al que sólo le faltó una enorme arca para salvarnos a todos, lo que nuca haremos será: pasarnos al lado de los incoherentes y violentos que a la menor provocación se convierten en simios agresivos… como Antonio.

Qué curioso #Mexiquito en el que no es necesario mantener tu palabra para figurar en algo, aunque no perdamos la esperanza, todavía hay gente que antepone su dignidad a un pedacito ínfimo del pastel que significa el erario público, porque está claro que en la cuarta transformación, sólo tienen cabida éste tipo de canallas lisonjeros que viven de mantener su lengua tersa y bien cuidada para cuando haga falta lamer lo que se tenga que lamer ¿Qué hora es? La que usted diga, señor presidente.

Seguramente ésta no será la última aparición de este mentecato en la nueva sección de su blog chacotero por excelencia, si bien la sección se pudo haber llamado “las aventuras de attolini en la cuarta” intentarémos ir variando de personaje, a fin de cuentas, tenemos material de sobra porque, querido lector: a penas van 6 meses de esta horrible pesadilla llamada “cuarta transformación”.

Pepe Sosa

¿Te gustó? Acá hay más

¡Dispara!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *