Mamá tramita amparo contra su hijo de 7 años

No le voy a tolerar esos berrinches, comentó la mujer de 30 años

Luego de que el niño quisiera a toda costa inundar el aeropuerto de juguete que hizo su hermanito mayor, la madre llegó a su límite, no le permitiría llevar a cabo el sinsentido y esto porque como bien dice la madre “eso nos afecta a todos” ya que inundar el juguete generaría muchos costos a la familia, empezando por que el juguete en sí se arruinaría y luego para secar y ver si la alfombra se había dañado costaría mucho, además en caso de que la alfombra sufriera daño tal vez la familia pasaría mucho tiempo de deudas y las consecuentes carencias para  pagar el chistecito del inmaduro bebé.




Pero como el infante es realmente obstinado insistió en que si no le dejaban jugar a lo que él quería (en este caso inundar el aeropuerto de juguete de su hermano) iba a hacer una marcha ayudado por los amiguitos de la escuela y es que al fin y al cabo eso ya le había dado resultados en el pasado, ahí fue cuando la madre se vio obligada a tomar medidas radicales y se amparó y no solo una sino cuatro veces en contra del niño, un Tribunal Colegiado de Circuito le otorgó los amparos de suspensión de juego hasta que el niño cuente con los estudios necesarios para poder inundar el juguete sin peligro a causarle miles de pesos en gastos innecesarios a su familia.

Como cabía esperar, el bebé montó en cólera y muy airado lanzó una amenaza contra su madre,aún cuando hace unos meses prometió portarse bien y “no ser como su hermano” que al parecer es un hijito de la chingada.

Si no me deja jugar a lo que quiero, voy a exponerla en la escuela; que si a mi mamá le huelen las patas, que si mi mamá rellena el bote de “alpura” con crema de la chafa o que si mi mamá dijo que la vecina era una vieja chismosa y fodonga, tengo mucho de dónde agarrar, mejor que se cuide esa vieja cretina y fifí.

Comentó el niño enfurruñado.

De momento no sabemos cómo va a terminar la cosa, pero estaremos muy pendientes para traerles el chisme a penas el escuincle lo suelte y sepamos por fin, los secretos de la mamá de Manuelito.




Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia, y como dice el presidente antes de insultar a alguien (a veces después), es “con todo respeto“.

reportó para El Tepitazo: El Reporñero.

¿Te gustó? Acá hay más

¡Dispara!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *