COLABORADOR GRÁFICO DE EL TEPITAZO

El Tepitazo tiene nuevo colaborador gráfico y puedes conocer su trabajo, aquí:

Behance:
Freelancer: Dando clic aquí
Portada de El Tepitazo

O contactarlo aquí, lo recomendamos ampliamente por ser una persona creativa, compartida, comprometida con su trabajo y altamente efectiva, en El Tepitazo nos alegraría que no pudiera hacernos muchas imágenes por estar trabajando para ustedes.

Juan Jenkins

Diseño Digital – Diseño Freelancer – Diseño Web

E: juanjenkz@gmail.com


Hire me on Freelancer.com

Ahora, La Historia…

Hace unas semanas, El Tepitazo lanzó una convocatoria mundial que reunió a poco más de dos millones de participantes de todo el mundo, el objetivo era claro; “El Tepitazo busca diseñador y no te quiere a ti, quiere al mejor”, lanzamos la convocatoria en radio, televisión y al menos una docena de revistas especializadas, tranquilo, si no viste u oíste nuestros comerciales, es que no eres un diseñador gráfico de cepa, no pasa nada.

Luego de una ardua labor entre El Reporñero, Juan Pérez y su servidor, además de los jueces invitados Storm Thorgerson, Paul Rand, Andreas Preis y el Dr. Alderete (les ruego que googleen sus nombres para que vean la calidad de jueces que teníamos), logramos filtrar todas las solicitudes y reducirlas a solo a cien mil, no fue fácil, tuvimos que dejar en el camino a diseñadores de la talla de Milton Glaser o Alex Trochut , pero, nadie dijo que esto iba a ser fácil ¿O no? Entre las herramientas que usamos para ésta etapa, se encuentran dos ouijas, un asesor espiritista y muchos cigarros.

En la segunda etapa, solicitamos a los diseñadores una imagen que representara su trabajo, dimos únicamente 50 horas para elaborar la misma, se quedaron en el camino casi diez mil participantes por no entregar a tiempo (de nuevo, lo sentimos mucho) y de los noventa mil restantes, se quedaron unos veinte mil más, porque colapsaron y no pudieron entregar nada que los convenciera, así que decidieron retirarse voluntariamente, antes que entregar algo que no iba a servir. Con setenta mil imágenes en el disco duro, nos dimos a la titánica tarea de publicarlas en Facebook y Twitter, treinta mil el Reporñero, treinta mil Juan Pérez y diez mil yo (alguna ventaja debía de tener por ser el jefe de El Tepitazo) luego, dimos un plazo de dos semanas para que los diseñadores hicieran labor y promoción en sus redes sociales, si bien no íbamos a tomar simplemente la imagen que tuviera más likes como ganadora, influía la actitud del diseñador en cuestión, queríamos un colaborador que (como todos los existentes) le pusiera ganas y cariño a las cosas, no un geniecito apático con el que es insufrible trabajar (un saludo, tú sabes quien eres).

Al final pudimos reducir la cifra a veinte diseñadores, esta fue la tercera etapa del concurso, citamos a los veinte aspirantes en la sala de eventos del Burj Al Arab (googleenlo también), en Dubai y ahí hicimos una serie de entrevistas, mismas que duraron doce días. La entrevista incluía un cuestionario de varias preguntas, fueron eliminados por descontado todos los que respondieron que le iban al América, fueron ejecutados todos los que respondieron que les gustaba la música de Arjona  y fueron despachados a sus lugares de origen los que no supieron responder “¿Y tú, vas al súper o a la comer?”, así que al final quedaron ocho participantes.

A éstas alturas elegir a cualquiera hubiera sido un acierto, pero en El Tepitazo queríamos al mejor, no a uno de los mejores, así que hicimos una prueba más: la definitiva.

La cuarta etapa se llevó a cabo en el Apple Campus, ubicado en Cupertino (California), en donde amablemente nos facilitaron una sala equipada con las Mac’s más avanzadas para que nuestros aspirantes tuvieran solo lo mejor de lo mejor para trabajar, ahí les pedimos “hagan una portada nueva para El Tepitazo”, los resultados fueron magníficos, pero sólo uno atrapó nuestro corazón:

Tepitazo2

En ésta pieza podemos observar una bonita tipografía hecha especialmente para la portada, un grupo de puestos ambulantes, tan significativos de nuestro barrio y el rostro de “El Kid Azteca” un orgullo nacional salido del barrio de Tepito, los colores le dan calidez a la imagen y un toque antaño que me encantó, apenas la vi y pensé; “Es el ganador”, creí que iba a ser una decisión dictatorial, pero no, El Reporñero y Juan Pérez, estuvieron completamente de acuerdo; para hacer el proceso más transparente, todos escribimos el nombre de nuestro favorito en un papel, sin que nadie lo viera lo doblamos cuidadosamente y lo pusimos en un frasco de mayonesa, luego, la mano santa (*risas grabadas*) de una señorita que estaba ahí de metiche en el Apple campus, fue sacando papel por papel, anunciando al ganador, al final todos reímos porque los tres papeles decían una cosa:

Juan Jenkins, de Manuel Doblado, Guanajuato.

La decisión fue unánime, estábamos sorprendidos porque solo había un antecedente de un acuerdo unánime entre los tres autores de El Tepitazo, fue aquella vez que decidimos desayunar barbacoa en vez de tamales, increíble.

El trabajo de nuestro diseñador hablaba por sí mismo, así que sin más, anunciamos al ganador, le entregamos el premio en una modesta ceremonia que involucró a solamente mil novecientos invitados (entre ellos Steve Wozniack) y procedimos a la entrevista:

Juan Pérez. Felicidades Juan Jenkins Cuéntanos un poco más de ti.

Juan Jenkins. Gracias, soy Juan Jenkins, nací en Manuel Doblado hace poco más de veintidós años, trabajo como freelancer en el diseño, el sistema me odia y en consecuencia yo odio al sistema, un punto en común con El Tepitazo; aunque uso Mac;(como todos en la redacción) me gusta pensar que uso a Mac y no que Mac me usa, parafraseando al vato ese de Calle 13.

JP. Excelente, cuéntanos ¿Por qué decidiste presentarte al concurso de diseñadores de El Tepitazo?

JJ. Principalmente porque me agrada la idea de colaborar con un sitio cien por ciento mexicano, que comparte muchos de mis ideales y sueños, además de que en la convocatoria decía “No te queremos a ti, queremos al mejor” entonces pensé “Estos me quieren a mí” y me presenté al concurso.

JP. ¿Qué se siente ser elegido de entre poco más de dos millones de concursantes?

JJ. Es como cuando naces, porque ya al nacer, significa que fuiste el más rápido de entre varios millones, no estoy comparando el nacimiento con ganar éste concurso, solo el hecho de ganarle a varios millones, en éste caso le gané a varios millones que a su vez le ganaron a varios millones, ya puedo decir que le gané a varios billones.

JP. Interesante forma de ver la vida, ojalá mucha gente lo viera así y valorara más su vida y las oportunidades que ésta le presenta.

JJ. De acuerdo con eso.

JP. Y ¿Qué vas a hacer con el dinero del premio? No diré la cantidad para evitar problemas.

JJ. Sí, mejor lo dejamos así. No sé qué haré primero, si comprar un jet o un yate, mi casa nueva o un Bentley, todavía no me decido.

JP. Perfecto, así que a partir de hoy, podemos ver en El Tepitazo tu trabajo, justo en la portada, no me queda más que felicitarte y desearte lo mejor, te auguro un gran futuro en esto del diseño y cuenta con nosotros para dar a conocer cualquier pieza que requieras, para escribir alguna reseña, reportaje o lo que necesites.

JJ. Muy bien, muchas gracias.

Aquí se cierra el concurso para colaboradores gráficos de El Tepitazo, si quieren conocer más del proceso, busquen en Google: “cómo es que el tepitazo consiguió al mejor diseñador del mundo en tan solo unas semanas e invirtiendo la ridícula cantidad de doscientos treinta y seis millones de pesos”, aunque es aburrido y no se los recomiendo, lo que sí les recomiendo es entrar a ver el trabajo de Juan Jenkins (lo pongo completo para no confundirlo con Juan Pérez).

Si quieres contactarlo personalmente, es decir, para algo relacionado a una entrevista, ir al cine, salir a bailar, invitarlo a unos quince años o similar, envíanos un correo a eltepitazo(@)gmail.com prometemos mandarle el mensaje lo más pronto posible.
Sólo me queda darle la bienvenida a nuestro nuevo colaborador, espero que sea el principio de una larga amistad y de una exitosa relación, agradecerte de nuevo todo el trabajo ya hecho y a seguir trabajando.
Pepe Sosa