CRÓNICA, DEJARÉ LA VIDA POR USTEDES

Extracto del diario “México, como tú no hay ninguno”, de la sección “Jaladas”. 24 de Agosto de 1972.

México D.F. La nueva sangre llega a los rincones más apartados de México, el ortrora débil candidato a delegado por la Venustiano Carranza, Don Jose María Ibañez y Hurtado, ha rendido protesta ante el Honorable Congreso de la Unión, brindando un emotivo discurso a su llegada a la cima delegacional y dejando boquiabiertos a propios y extraños, a continuación, procedemos a replicar íntegro el elocuente pregón, que en opinión de éste humilde servidor, podría pasar por poética homilía de tan vasto y sentido de naturaleza que es, juzgue usted mismo.

Honorable Congreso de la Unión, estimados ciudadanos invitados. 

Quiero agradecer a todos y cada uno de ustedes, la oportunidad que me brindan otorgándome éste nuevo cargo, unos con su sincero voto, otros con su incondicional apoyo. No quede duda de que el esfuerzo que haré, será digno de recordarse y agotará hasta el último aliento de mi ser, que entregaré con gusto y honor, por mi bella patria, mi ciudad y mi delegación, está en nosotros ser mejores ciudadanos, que prediquen con el ejemplo, que trabajen con honradez, no seré yo, hermanos mexicanos, el que coarte el frenético avance del crecimiento de nuestra delegación, que impacta directamente al crecimiento de la ciudad y por ende, al de todo el país.

Hermanos mexicanos ¿Cómo puede llamarse “honorable” un congreso de la unión, que solo se pone de acuerdo para subirse el sueldo u obtener más beneficios en su cargo? ¿Cómo puede llamarse “congreso de la unión” a un grupo de personas que está dividido irreconciliablemente por partidismos, colores y supuestas ideologías? Digo supuestas porque es bien sabido que en el fondo, todos son partidarios del mismo sol, el dinero, sí, señores diputados, hay gente que clama justicia porque se siente oprimida, se siente vejada y se siente desprotegida de ustedes, que juraron ante la bandera nacional, proteger las leyes y hacerlas valer, pero no lo hacen, abusan de su fuero y de su poder para retorcer el sistema a su favor…

¿Cómo pueden decirse representantes del pueblo? Yo sentiría vergüenza de decirme representante social, cuando viajo escoltado, en un auto del año pagado con el dinero de los contribuyentes, cuando muchos de esos contribuyentes no tienen ni para llevarle el pan a su familia. No, compañeros diputados, han errado el camino y esa situación, debe cambiar.

Desde mi humilde trinchera, modificaré las políticas para reducir el gasto de la delegación al mínimo, demostrando así, que se puede hacer más con menos, que el mexicano disfruta sin lujos porque somos un pueblo de gente sencilla, de gente a la que nunca le han dado la oportunidad de gozar un lujo, gente que es feliz, porque se sabe dichoso, se sabe mexicano, y eso es suficiente para ser feliz, compañeros diputados.

Luego de reajustar el presupuesto de mi delegación, implementaré un programa de escolarización de alto impacto, con mucho pesar les digo, compañeros diputados, quieran ustedes o no, lo voy a implementar, autoricen ustedes o no, el programa se pondrá en marcha, así tenga yo que ir de puerta en puerta, enseñando a los niños a leer, con libros que haya comprado de mi salario, porque vale la pena, señores diputados, un sacrificio en pro de la niñez, que es el futuro de nuestra nación ¿Qué nación puede salir adelante si no hay educación, si no hay cultura, si no tenemos hambre de saber más? Ninguna, compañeros diputados, me dirijo a ustedes con todo el respeto que me merecen y apuesto por su patriotismo, por su deseo de sacar a México del bache en el que se encuentra.

Las más altas esferas del poder, se están envenenando con la misma sustancia que forma mafias, que corrompe instituciones y que ahoga las ilusiones de un pueblo, no lo permitamos, compañeros diputados, seamos justos representantes populares, hagamos todo por y para el pueblo, que hoy, más que nunca, nos necesita.

Ahora me dirijo a ustedes, ciudadanos invitados. No duden ni por un segundo, que dejaré la vida en mi puesto, que la delegación será un ejemplo nacional de productividad y avance que pronto tomarán de modelo otras delegaciones, después otras ciudades y más tarde, países enteros, yo soy un político de la nueva clase, de esa clase que se hizo político por vocación y no por ambición, ese político que los escuchará y dará pronta atención a cualquiera de sus necesidades, mi compromiso con ustedes es total y definitivo, dejaré la piel si es necesario, puedo adelantarles, que las prioridades suyas son mis prioridades; alimento, educación y salud, esos tres pilares que hacen de una persona, un ente productivo y feliz, vamos a erradicar la violencia que azota a nuestras familias, pero no con más violencia, compañeros ciudadanos, la violencia nunca es el camino, generar rencor y odio solo derivará en separación y destrucción, vamos a erradicar la violencia con educación, con amor y comprensión, que son las mejores armas con que la naturaleza nos ha equipado.

No a la corrupción, no al abuso y sí a la educación. Muchas gracias a todos. 

Ese fue el discurso que don Jose María Ibáñez y Hurtado, pronunció ante el pleno, las reacciones fueron diversas, desde el llanto de algunos ciudadano invitados, pasando por la evidente molestia de diputados que seguramente lo encontraron ofensivo, al finalizar la sesión, se entregó la banda de delegado a don Jose María y el evento concluyó, dejando entre los ciudadanos asistentes, un agradable sabor de boca.

Reportó para México, como tú no hay ninguno. Gonzalo Gonzales.

Extracto del diario “El Oficial”, de la sección “Nota Roja”. 27 de Agosto de 1972.

Momentos de tristeza y consternación se vivieron la tarde de ayer, cuando se dio a conocer la noticia a la opinión pública, el delegado electo Jose María Ibañez, fue encontrado muerto en la sala de su casa, presumiblemente el delegado se habría disparado en la cabeza con un arma de grueso calibre, el comisionado de la policía a cargo del caso, Román Solines Machado declaró que las líneas de investigación agotarán hasta el último recurso a su alcance para esclarecer el triste hecho.

Por su parte el presidente de la cámara de diputados, el licenciado Enrique Zárate Molina, expresó sus condolencias más sinceras y le rindió un homenaje al delegado solicitando un minuto de silencio al pleno.

La noticia ha llegado hasta la esfera más alta del poder ejecutivo, el señor presidente, Don fulano de tal, mandó un comunicado a la nación aunque con dedicatoria especial a la población de la delegación Venustiano Carranza.

Estimados ciudadanos.

Estoy al tanto de la tragedia que hoy, empaña nuestros días, el delegado electo Jose Maria Ibáñez ha dejado un hueco difícil de llenar, un hombre honesto a carta cabal, honrado y admirado, que todos deberíamos tomar como ejemplo, no me queda más que decir, que he girado instrucciones precisas para que éste asunto se investigue hasta sus últimas consecuencias y que no vuelva a ocurrir un hecho tan lamentable como el que hoy nos embarga de tristeza.

Declaro medio día de luto nacional en nombre del compañero Jose María Ibáñez, que descanse en paz.

Don fulano de tal, presidente de los estados unidos mexicanos.

Con ésta carta, se hace patente el compromiso de nuestro señor presidente, Don fulano de tal, con la justicia y la transparencia que debe de reinar en cualquier nación libre y soberana.

Nota de redacción, Agosto de 1972.

Nota del redactor:

Ésta historia fue rescatada del archivo general de los asuntos olvidados, perteneciente a la oficina de temas sin importancia, que se encuentra olvidada en la ciudad perdida más triste del país, con fecha 20 de Noviembre de 2015.

Pepe Sosa.

¡Dispara!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *