REFLEXIÓN… VIVA MÉXICO

La maña es a Tepito, lo que la magnesia al gimnasta, basta con llegar al barrio y preguntarle a cualquiera, si conoce alguna historia de un mañoso, enseguida se descosen contándote anécdotas de ladrones que “se la trajeron” como si eso fuera un acto heroico, digno de un dios del olimpo que con su inteligencia, agilidad y valor, haya derrotado al más peligroso de los enemigos. La realidad es que nada es lo que parece, hay mañosos que son héroes y héroes que son mañosos, así de fácil.

De ahí que se desprendan historias de gente que llevó a cabo “el robo del siglo” que de tantos robos nombrados así, tenemos para varios siglos más, y éstos títulos tan amarillistas forman parte del problema que tiene a nuestro barrio sumido en la desgracia, ojalá fuera ilegal alabar delincuentes o resaltar lo (supuestamente) valientes y ‘cabrones‘ que son, porque vamos a ser honestos, la prensa, el quinto poder, ese monstruo de mil cabezas, ha aportado su cubetita de arena al desmadre que se vive actualmente en nuestras calles, hablo en general del país, no de una sola ciudad y mucho menos de un solo barrio.

Basta con ir a cualquier universidad del norte y preguntarle a cualquier muchacho ¿De qué te gustaría vivir? Para que rápido responda “de Narco Junior” o alguna pendejada por el estilo, nadie les ha contado que el narco promedio no dura ni un año y que ese año vive al máximo, sí, pero luego usualmente sufre una terrible muerte abatido por sus enemigos naturales, irónicamente, otros narcos, con o sin uniforme ¿es realmente eso lo que quieren para su futuro?

Y observe, querido lector, que puntualicé “cualquier universidad” ya no quiero pensar lo que responde una persona que no tiene acceso a la educación superior, si por un lado, te pintan el panorama de un trabajo mediocre, mal pagado y sin crecimiento alguno, es clara la opción, vivir al máximo un año, a veces más y morir en chinga, casi sin sentir el golpe.

Usted que está leyendo éstas líneas, trate de culturizar a su entorno, empiece por sus hijos, enséñeles que no todo lo que brilla es oro y que no todo lo que lastima hace daño, inculque en sus hijos el valor de ganarse las cosas, la virtud de la paciencia, el honor de caminar con la frente en alto, sin deberle nada a la vida, enséñeles a disfrutar y valorar lo que tienen y no a amargarse por lo que desean, porque de ahí nacen muchos problemas, no es vergonzoso trabajar (de lo que sea), vergonzoso robar y que la gente cuide sus cosas porque ya te acercaste, que todos te miren y piensen “a ver qué me robó este ojete” si llegas a caer en su casa por cualquier razón, siendo un apestado en una sociedad (o suciedad) hipócrita que rechaza el robo, el tráfico, la violación, el secuestro, el fraude, pero que nunca hace nada para impedirlo porque “yo no me meto” o “si te metes luego te va peor”, no denuncian porque “no sirve de nada”y así educan a sus hijos.

Ésta sociedad, que le copia todo a los americanos, estilo de vida (pirata), vestimenta, gustos musicales, ídolos, modismos y hasta los aforismos. Si tienes un profesor mexicano, autor de 4 libros y una eminencia en su campo, todo bien; pero si tu profesor es extranjero, por más inútil que sea, es mejor porque es extranjero, así pensamos en éste país, un delantero argentino que mete un gol cada 9 partidos “se está aclimatando, está agarrando el modo de juego mexicano”, pero un delantero mexicano en el Manchester United, que pasa al Real Madrid y luego al Bayer Leverkusen; es un banca, un mediocre; pobre de él si llega a fallar una oportunidad de gol (como cualquier delantero en el mundo) porque es un pendejo que ya se debería de retirar y además se dice todo eso, desde la obesidad del sillón y desde el fracaso absoluto de un empleo sin futuro que en toda una vida, no va a reunir lo que ese delantero mexicano gana en un solo mes, eso es México y eso se traduce al barrio (a todos, a cualquiera).

¿Por qué somos así?

Por malinches, se nos quedó la costumbre de no querernos, de vender a tu hermano por nada y de burlarte del vecino porque es diez pesos más pobre que tú, porque el mexicano no tiene nada y como dice el dicho, “El que nunca ha tenido y llega a tener, loco se quiere volver”, porque nuestras prioridades están equivocadas, primero lo primero: el chupe, luego lo más importante, el carro nuevo, luego lo moderadamente importante, una pantalla plana 3D, lo que sobre para lujos; la comida de la familia, si alcanza, le compramos zapatos al niño o enjarramos la pared o ponemos el piso ¡Ya sé! Mejor arreglamos el baño o pagamos la tarjeta, no. ¿Para qué? En 6 años me sacan del buró, total, ni necesito ahorita pedir un crédito.

Darle gusto a los demás y vivir apantallando al compadre, eso es México, ese pintorezco lugar que tiene de todo; menos educación, en donde te puedes quejar de la corrupción con el policía que te va a dejar ir porque ya te mochaste, al fin ¿qué tanto es tantito? Los políticos roban más y nadie les dice nada, México es ese lugar en el que puedes desahogarte e insultar a la gente de Tepito, porque “todos son rateros”, aunque en tu estado haya 30 cabezas cortadas y aún no encuentren los cuerpos, o aunque en tu estado los “maestros” den clase sólo 14 días al año, porque todos los demás días se la pasen desquiciando el tráfico de la ciudad de México, su causa es justa: “no quieren etsamen de inglés”, según ellos “defendiendo” sus derechos y tú no les exiges que defiendan los derechos de tus hijos, que van a crecer analfabetas y en desventaja contra otros niños del país y van a crecer para seguir tu mismo patrón, de nulas oportunidades porque no saben ni leer y ya están en tercero de secundaria, de trabajos mediocres porque nunca se preocuparon sus padres por darles educación, de sufrir abusos porque sus compatriotas mexicanos saben que de algo tienen que vivir “si quieren y si no, que le busquen”, pero nunca volteaste a ver quién te hizo el daño verdadero, a ese es al que le deberías de reclamar.

En México vamos a enfocarnos en acusar al gobierno, tiro basura, pero si llueve y se inunda mi calle, es el gobierno, que se roba el dinero de las obras de desasolve y son insuficientes, deja fumo marihuana o me pongo bien borracho cada viernes, cuando no tenga para comer toda la semana, es culpa del gobierno porque mi salario es insuficiente, voy a votar por el PRD, porque dicen que nos van a aumentar el sueldo, que quieren darnos un salario digno, ni loco votaría por ese idiota que lo que quiere es poner escuelas y educarme, ni que fuera mi padre (que tampoco me educó), voy a quejarme del gobierno, mientras me paso el alto o manejo como loco, así cuando choque y me mate, mis hijos podrán decir “es que había un bache y perdió el control”, eso es México y nunca me cansaré de decirlo, el mal de México son los mexicanos, que no tiene patria, no tienen madre y no tienen identidad, que se creen unidos durante los noventa minutos que dura un partido de fútbol, pero si están asaltando al vecino “para qué me meto en problemas”. Felicidades, son la gente más mediocre de la tierra, al menos ya tienen el primer lugar en algo, además del de obesidad infantil y si lo vemos desde un enfoque mexicano, también tenemos el primer lugar en matemáticas, biología, literatura y física… si volteamos la tabla de abajo hacia arriba, luego nos cagamos de la risa y brindamos con una cerveza bien fría, porque ¿a poco no? ¡VIVA MÉXICO, CABRONES!

Pepe Sosa.

¡Dispara!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *