REFLEXIÓN… ¿POR QUÉ NOS CAGA RICARDO ARJONA?

El otro día me preguntaron el por qué de mi afán en recalcar cuanto me caga Arjona, ya que en la entrada del concurso lo publiqué y se lo digo a cada ser humano y no humano, dispuesto a escucharlo, la razón es tan simple como las canciones del mencionado cantautor.

Es Basura.

Cuando te metes a éste mundo de la escritura, piensas que todo va a ser color de rosa, que a la gente le va a interesar y a gustar tu material, que va a estar de acuerdo contigo, que se va a reír mucho con tus chistes, que te van a compartir con sus amigos y familiares y que llegado el momento, te van a apoyar cuando llegue la hora de la verdad, esa hora en la que cada usuario decide “esto que acabo de leer, es bueno y quiero que todos lo conozcan”. Nada más alejado de la realidad, la honesta verdad es que ni a tu círculo más cercano le interesa tu trabajo. ¿Qué puedo esperar de gente que ni me conoce?

Luego cuando convives con más escritores piensas que será un grupo de gente que comparte tus intereses, que será como un grupo de amigos platicando y dándose consejos, aprendiendo unos de otros y ayudándose a salir adelante. Craso error, el mundo de los escritores está lleno de celos, envidias y mala onda; puedo presumir de que yo no soy así, tal vez no soy escritor o me falta experiencia (aunque llevo escribiendo ya casi 10 años) o me sobra buena actitud, pero éste mundo es tan brutal como cualquier otro, tus triunfos provocan más malas experiencias que tus fracasos, normal en la naturaleza humana.

Comenté los puntos anteriores para redondear la idea de que Arjona es basura, porque seamos honestos, escribir una canción “arjonesca”, no se necesita más que un tema y varias palabras que rimen, es todo, considero que tiene más mérito el que al final termina creando la música que acompaña a esas palabras (el arreglista) que el que escribió semejante bodrio, se los digo con conocimiento de causa porque yo ya escribí una canción de arjona (para El Deforma y la puedes leer aquí) y no es la primera que hago, en mi consideración, cuando un ser humano de a pie, un ser humano común y corriente puede hacer eso en 10 minutos, tu trabajo es tan ordinario como el que más, un buen corrector de estilo la podría mejorar para crear una canción de arjona en toda regla, si tu trabajo es así de básico, verdaderamente no mereces el tipo de reconocimiento que por ejemplo arjona tiene. Por otro lado, crear la música es otro boleto, eso sí que no lo he podido replicar (lo he intentado en 2 ocasiones) y no creo poder hacerlo cuando menos así, sin formación oficial y dedicándole estudio, no contemos con el talento, que es necesario cuando de música se habla.

No es envidia.

Es impotencia lo que me ha llevado a sentir lo que siento por arjona, impotencia de que la gente se conforme con eso y autores más creativos sean olímpicamente ignorados, ojo, no hablo de mí, porque también me doy cuenta de que no soy la reencarnación de Gabriel García Márquez ni el escritor que México estaba esperando, pero de verdad, hago mi esfuerzo y trato de traerles lo mejor de mí, trato de cumplir un objetivo con mis letras y no sólo vender discos y “darle por su lado” a la gente, nada me costaría escribir una novela de vampiros, hombres lobo, zombies o sexo masoquista, sólo se necesitan cuatro o cinco escenas de sexo explícito y listo, habemus novela.

No pretendo ser un autor de best seller, pretendo ser un autor de conciencia y que haga leer a México, lo que venga detrás de eso, es ganancia.

Así que ahí está, esa es la razón de que arjona me cague, en mi opinión es la encarnación de todo esa falta de cultura y exigencia de contenidos que hay en la gente que me rodea, por no decir de la mayoría de personas que habitan éste país, gente que se conforma con “sabadazo”“master chef”“big brother”, arjona, “el komander”, el regetón o “la vecina”, gente que ve tu trabajo y comenta “yo lo haría mejor”, constantemente me pasa en El Deforma, en todas las entradas que he publicado en ese espacio (más de 30 notas) no falta el comentario del usuario que te dice qué está mal, cuál fue tu peor chiste o qué le faltó a tu entrada, el problema que yo veo es que si son tan buenos ¿Por qué no lo intentan?.

Los mexicanos somos así, nos conformamos con lo más ordinario y el mínimo esfuerzo de todo, somos buenos para criticar destructivamente, para “pendejear” a Rowiling o para comentar que “Hojarasca” es “basura” mientras leemos el Tv&Novelas porque en la portada sale una fulana en pelotas, somos buenos para decir que Amy Whinehouse era una drogadicta, sólo porque tuvo el valor de ser como quiso ser, sin hipocresías y sin límites, cosa que muchos morimos por hacer y no damos el paso por miedo a el “qué van a decir”.

Si alguien osa salirse de lo establecido, se le rostiza sin piedad, pero si alguien hace chistes burdos, lo calificamos de genio de la comedia, si Eugenio Derbez hace “al diablito” o al “oigame no”, tiene espacio televisivo por 25 años o la “familia peluche” y sus chingomil temporadas, así que por eso me caga arjona, porque su éxito es el reflejo del fracaso de la cultura en México, porque sus letras son vacías, planas y muchas veces sin sentido y se lo festejamos, porque viene britney, nos pinta un dedo (literal) y le llenamos el concierto o porque escuchamos música de balazos, zetas, narcos y eso nos parece loable, alabamos a los delincuentes y humillamos a los catedráticos, estamos pendientes de si agarran al chapo para hacer marcha a su favor, pero desaparecen 43 estudiantes (revoltosos, no lo voy a negar, pero se les pasó la mano) y nuestra única reacción es decir “tsss qué mala onda”.

Así que sí, odio a arjona cuando voy manejando y un hijo de puta se pasa el alto, lo volteo a ver con cara de “¡no mames cabrón!” y todavía me reta con la mirada, como si fuera su calle y como si me hiciera el favor de pasear su distinguida presencia por enfrente de mí, siempre que sucede algo así, pienso; “seguro ese hijo de perra, va escuchando a arjona.

Pepe Sosa. 

¡Dispara!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *